27/5/12

La Trampa Vital de las Normas Inalcanzables

Tener metas es algo sano y muy aconsejable, ya que hace que uno se esfuerce por mejorar; pero ¿cuándo esas metas se vuelven demasiado elevadas y en lugar de ayudarnos a mejorar nos detienen y hacen que nos desvaloremos?

Esta trampa vital consiste en que la persona se imponga a si mismo normas y metas extremadamente altas, casi irreales, la persona le da mucha importancia a la posición, al dinero, al rendimiento, a la belleza, al orden, al reconocimiento, etc; dejando de lado la felicidad, el placer, la salud, las relaciones satisfactorias, etc. 

Estas personas no disfrutan de su vida, no tienen momentos de relajación y de disfrute debido a que constantemente se están presionando por ser "mejores", pero tampoco sienten satisfacción en lo que hacen ya que no llegan a cumplir las metas que se imponen debido a que son demasiado elevadas.  Las personas dejan de lado su salud y sus necesidades físicas y emocionales debido a su obsesiva búsqueda de la perfección.

Tener esta trampa hace que las relaciones con los demás se dañen, ya que te ves envuelto en tus propias normas de trabajar, tener éxito, etc; y esperas que los demás personas tengan las mismas normas, por lo que sueles juzgar rápidamente.  Esto hace que las demás personas se sientan inútiles, incomodas o nerviosas a tu alrededor  debido a que nunca pueden cumplir tus expectativas, lo que los lleva a alejarse de ti.

Si crees tener esta trampa puedes empezar por enumerar las áreas en donde has perdido el equilibrio, colocando las ventajas y desventajas.  Es importante que seas objetivo en cómo está afectando esta trampa a tu vida.  Si crees que tienes esta u otra trampa vital, es importante acudir a un especialista.