10/3/12

La Trampa Vital de la Subyugación

¿Conoces a alguien que siempre esta pendiente de las necesidades y deseos de los demás, dejando de lado sus propias preferencias y necesidades para satisfacer al otro?  Si esto les suena familiar, entonces entenderán de que se trata esta trampa vital.

Las personas que tienen la trampa vital de la subyugación constantemente están sacrificando sus necesidades y deseos para cuidar o satisfacer a otra persona, incluso cuando no desean hacerlo.  Estas personas suelen pensar que si no cumplen los deseos del otro o no cubren las necesidades de la otra persona ésta los va a dejar o castigar, o también piensan que les van a generar un daño si en lugar de cuidarlos y satisfacerlos piensan en sí mismos.

La culpa que les crea pensar y dedicarse a sí mismos, aunque sea por un momento, es muy grande, y sienten que cuando lo hacen están descuidando al otro, incluso cuando la otra persona no necesita de sus cuidados.  La persona que tiene esta rampa vital piensa que "debe" cumplir los deseos y expectativas de las demás personas, incluso cuando ellos mismos no desean hacerlo o cuando están enfermos (el grado de culpa de no satisfacer al otro es tan grande que incluso estando enfermos suelen hacer lo que el otro le pida).

Esta trampa hace que la persona sea sumamente infeliz, ya que deja de pensar en sí misma, no toma en cuenta sus deseos y necesidades, todo lo cual crea en esa persona rencores y resentimientos hacia los demás, lo cual completando el círculo vicioso se convertirá en culpa.

Esta bien que se desee cuidar de las personas que queremos, pero también hay que dedicarnos espacios para cuidar de nosotros mismos, es importante encontrar un balance en nuestra vida que nos permita cubrir nuestras necesidades sin dejar de lado a las personas que nos rodean, sin sentir culpa ni remordimiento, ya que nosotros somos tan importantes como los demás, y si alguien nos hace sentir de otra manera, entonces es momento de pensar si continuamos nuestra relación con esa persona.