27/12/11

¿Cómo prevenir la trampa vital de la Imperfección en los niños?

Ya conocemos que las personas con la trampa vital de la imperfección suelen sentir que nadie las va a querer si realmente las conocieran, que tienen muchos defectos y usualmente se culpan de muchas cosas.  Las personas con esta trampa también suelen buscar personas que los critican y rechazan, ya que eso es lo que esperan continuamente de los demás, aceptándolo como algo normal.

Para poder prevenir esta trampa en los niños es necesario conocer sus orígenes.  Una de las maneras en la que esta trampa toma forma se da, cuando de niños, alguien en la familia es muy crítico, exigente, castigador sobre la forma en la que te comportas o en las ideas que expresas.

Otro origen es cuando no te sientes o crees que no eres como a tus padres le gustaría que fueses, sintiéndote imperfecto, con mucho defectos y culpable de la falta de aceptación por parte de tus padres, incluso cuando este sentimiento no es real sino solamente percibido debido a la falta de comunicación o pobre expresión de afecto por parte de los padres.

Esta trampa vital también se puede generar cuando abusaron de ti, o cuando te culparon de las cosas malas o problemas que ocurrían en tu familia.  También se ocasiona cuando de niño te dicen que eres inútil, un fracasado, que eres malo, que no sirves para nada, o frases similares; así como cuando te comparan desfavorablemente con tus hermanos, haciéndote sentir menos.

Una frase que mi mamá me dijo es que ningún padre se sienta en la cuna de su hijo y piensa en formas para malograr su vida; todos los padres hacen lo mejor que pueden hacer (o por lo menos eso es lo que me gustaría pensar) pero es importante tomarse un tiempo antes de decirle algo a un niño, ya que comentarios que pueden parecer inofensivos pueden llegar a causar una gran herida emocional en él.  También es muy importante tomarse el tiempo para escuchar al niño, para jugar con ellos, un espacio de escucha sin criticas, un espacio para demostrarle cuanto lo queremos, pero no con objetos, sino con atención y cariño, díganles a los niños cuanto los queremos sin vergüenza, abrácenlos y denle muchos besos y díganles todos los días lo mucho que los quieren y lo importante que son.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario